Cada vez son más frecuentes los alquileres de vehículos para desplazarnos, principalmente por motivos profesionales-viajes de trabajo- o por motivos lúdicos-vacaciones-. Existen muchas empresas de alquiler de coches, sobre todo en los aeropuertos o estaciones de tren, que nos facilitan la posibilidad de alquilar un vehículo o motocicleta según las necesidades que tengamos.

Precisamente por ello, se han incrementado los accidentes de tráfico con un coche de alquiler, por lo que debemos asegurarnos de qué tipo de alquiler contratamos y si nos cubre en todo o en parte la responsabilidad en caso de ser nosotros los responsables del siniestro, así como qué ocurre si el accidente es provocado por un tercero y nosotros somos los perjudicados.

¿MERECE LA PENA CONTRATAR EL SEGURO EN UN COCHE DE ALQUILER?

La respuesta es SI. En el momento que cogemos un vehículo para desplazarnos, corremos un riesgo, y en caso de tener un accidente debemos intentar estar cubiertos de la mejor manera posible, nosotros y los ocupantes del vehículo, y ello va a depender del seguro que tengamos contratado en el alquiler.

Lo habitual es que la mayoría de los vehículos de alquiler lleven incluido un seguro básico de responsabilidad civil por daños. Sin embargo dicho seguro no nos cubre completamente, por lo que siempre es recomendable, aunque se encarezca el precio del alquiler, aumentar las coberturas para estar tranquilos si tenemos un accidente.

Podemos optar por contratar un seguro a todo riesgo o un todo riesgo con franquicia, siendo ambas opciones que nos amplían la cobertura, y en el caso de que suframos un accidente y seamos culpables, o si provocamos daños a otro vehículo por ejemplo al aparcar o salir de un garaje, estaremos cubiertos y no tendremos que pagar la reparación de esos daños o solo hasta el límite establecido en la franquicia, lo que no ocurre si solo hemos contratado un seguro a terceros, porque en ese caso tendremos que hacernos cargo de los gastos de reparación.

 

TENER UN ACCIDENTE CON UN COCHE DE ALQUILER

Siempre es recomendable, antes de retirar el coche de alquiler, asegurarnos de que no tiene daños, ni arañazos o abolladuras cuya reparación nos pudieran exigir a la devolución, sacando incluso fotos del coche antes para tener constancia del estado del mismo antes de hacernos cargo de él.

Si tenemos un accidente con un coche de alquiler, la tramitación del mismo estará supeditada al tipo de seguro que hayamos contratado.

Si sufrimos un accidente con un coche de alquiler, seamos o no culpables, lo primero que debemos hacer es llamar a la empresa de alquiler de coches, ya que la mayoría de ellas incluyen un servicio de asistencia en carretera, que estará especificado en el contrato de alquiler.

Es importante también que rellenemos el oportuno parte amistoso de accidente. Lo normal es que el propio vehículo de alquiler lo tenga junto a la documentación del coche, es importante cumplimentarlo de cara al papeleo posterior.

Si somos los responsables del accidente, por conducir de manera negligente o bajo los efectos del alcohol, no estaremos cubiertos, al margen de las posibles responsabilidades penales a las que nos podemos enfrentar. En estos casos la empresa de alquiler de coches puede reclamarnos los daños materiales y también los perjuicios personales provocados.

Sin embargo si sufrimos un accidente y la culpa no ha sido nuestra, podremos reclamar la indemnización que nos pueda corresponder por los daños y perjuicios sufridos, ya que el hecho de que el vehículo no sea nuestro no limita la responsabilidad el tercero culpable. Los daños materiales no serán reclamados por nosotros, ya que de ello se ocupará la empresa de alquiler.

En el caso de los ocupantes de un vehículo de alquiler, no van a tener problema para reclamar la indemnización que les corresponda, siendo indiferente que vayan en el vehículo responsable del accidente o en el contrario.

 

LAS INDEMNIZACIONES EN ESTOS CASOS

Ya hemos visto que a efectos de la reclamación de indemnización los cauces para proceder en principio son iguales que para cualquier otro siniestro, con las particularidades mencionadas.

Para que la reclamación se tramite con garantías, es muy importante rellenar como hemos dicho el parte amistoso de accidente con el conductor contrario, parte que tendremos que facilitar a la empresa de alquiler. Si por cualquier razón el conductor responsable se niega a firmarlo, debemos llamar de inmediato a la Policía o Guardia Civil para que elaboren el oportuno Parte de Accidentes o Atestado, de modo que no tengamos luego problema para reclamar y que a la empresa de alquiler de vehículos le quede clara la responsabilidad en el accidente.

No tendremos que preocuparnos de los daños materiales del vehículo, que reclamará la empresa de alquiler, pero si reclamar cualquier daño en objetos que portáramos en el siniestro y que hayan resultado deteriorados, como gafas de sol o de ver, relojes, móviles o equipaje, siempre que acreditemos que los mismos iban en el coche, por lo que es conveniente que en el parte amistoso o en el Atestado lo hagamos constar para que luego no nos ponga pegas la aseguradora responsable para abonarnos la indemnización que corresponda por estos conceptos.

En cuanto a las lesiones sufridas, deberemos acreditarlas acudiendo como muy tarde en el plazo de las 72 horas posteriores al accidente a los servicios de urgencias del Hospital más cercano, y asegurarnos de que en el informe de alta que nos den se especifiquen claramente las lesiones sufridas.

Asimismo deberemos realizar el tratamiento rehabilitador que requieran nuestras lesiones para restablecernos y cuantas pruebas médicas sean necesarias (resonancias, ecografías, TAC) para acreditar el tipo de lesión que tengamos, y asegurarnos de que el informe de alta de nuestro traumatólogo se recoja nuestra situación a dicha fecha, incluyendo, en caso de tenerlas, las secuelas que nos hayan quedado tras el tratamiento recibido.  

 

Accidentes Legal

Si has sufrido un accidente con un coche de alquiler podemos ayudarte a tramitar tu reclamación. En Accidentes Legal somos especialistas en tramitar este tipo de siniestros, contando con una amplia experiencia y poniendo a disposición de la víctima nuestro equipo de abogados y peritos para asesorarte desde el principio en tu reclamación.