Un accidente de tráfico resulta siempre una experiencia dura y traumática para las víctimas, lo que se agudiza en los casos de accidentes de motocicleta, que se han incrementado en los últimos años y que, por lo general, producen lesiones de gravedad en los motoristas y los ocupantes, debido a la especial exposición física que sufren a la hora de recibir el impacto.

Por otro lado, muchos accidentes de moto son controvertidos o arrojan dudas sobre quien ha tenido la culpa en el siniestro, circunstancia que en seguida es utilizada por las compañías de seguros para minimizar los daños y tratar de pagar la menos indemnización posible.

Para que una víctima de un accidente de motocicleta reclame con garantías la indemnización que le pueda corresponder por los daños y perjuicios sufridos, es importante que reciba ayuda por parte de abogados especialistas en accidentes de moto desde el primer momento.

La culpa en un accidente de moto

Para poder reclamar una indemnización por los daños, tanto materiales como personales, sufridos en un accidente de moto, lo primero que hay que determinar es la culpa, es decir, quien ha sido el responsable del mismo.

Partimos de la base de que solo se puede reclamar indemnización en el caso de que no seamos los culpables exclusivos del accidente. Esto no opera en el caso de un ocupante de la moto, puesto que el ocupante cobra indemnización siempre, al margen de quien haya sido el causante del accidente. Si lo es el propio conductor de la moto, la indemnización del ocupante correrá a cargo de su aseguradora, y si el siniestro ha sido culpa de un tercero, entonces tanto conductor como ocupante de la motocicleta podrán reclamar la indemnización a la compañía de seguros del responsable.

Existe una tendencia a considerar, por parte de las aseguradoras, potencialmente culpable de un accidente en el que interviene una motocicleta, al conductor de la misma, motivo por el cual es muy importante acreditar la responsabilidad desde el primer momento. Tampoco ayuda al motorista el hecho de que en muchas ocasiones son evacuados por los servicios de emergencias nada más sufrir el siniestro debido a las lesiones, lo que puede ser aprovechado por el contrario para tratar de descargarse de responsabilidad y echar la culpa al motorista.

Para acreditar la dinámica del accidente y que luego no haya problemas con la aseguradora, es importante si es posible, firmar el correspondiente parte amistoso, asegurándonos de rellenarlo correctamente, con todas las casillas que sean necesarias, haciendo un croquis lo más ajustado posible a al modo de ocurrir el accidente y especificando los daños materiales y personales, indicando que ha habido víctimas (aunque sean leves).

Otro modo de demostrar la culpa en el siniestro es un Atestado, por lo que es muy importante avisar a los agentes de la autoridad, Policía o Guardia Civil, según el caso, para que se personen en el lugar del siniestro y levanten un Parte de Accidente o un Atestado, donde consten los datos de los implicados, el modo de ocurrir el siniestro, en base a la inspección ocular del lugar, los daños, la posición de los vehículos implicados (aunque suelen haberse movido a la llegada de los agentes), y los restos y huellas de frenada que pueda haber en la calzada.

En el caso de que el motorista haya sido evacuado del lugar del accidente a causa de las lesiones sufridas, es importante acudir cuanto antes a prestar declaración y dar su versión del siniestro. También es fundamental contar con testigos presenciales, que puedan en caso de duda manifestar lo que han visto no solo a los agentes, sino en caso de ser necesario, en un juicio en caso de llegar a interponerse un procedimiento judicial contra la compañía de seguros obligada al pago.

La indemnización por accidente de moto

La indemnización por accidente de moto va a comprender tanto los daños materiales como los daños personales sufridos en el siniestro, y cualquier otro perjuicio derivado directamente del mismo. Para valorarla y calcularla correctamente va a ser necesario que la víctima cuente con ayuda de un abogado especialista en accidentes de moto, para que la reclamación comprenda efectivamente todos los perjuicios sufridos.

Los daños materiales comprenden la reparación de la moto, si es posible arreglar los daños, previa acreditación mediante presupuesto o factura de arreglo, y en el caso de que la declaren siniestro, deberá reclamarse el valor venal mejorado, dependiendo del tipo de moto, y fecha de matriculación, entre otros factores. También se indemniza la pérdida o deterioro del casco, guantes, indumentaria del motorista, y cualquier otro objeto dañado en el siniestro, como unas gafas o un teléfono móvil.

En cuanto a la indemnización por daños personales, la misma dependerá de la entidad de las lesiones sufridas, el tiempo que haya tardado la víctima en restablecerse y las posibles secuelas o incapacidades que le hayan quedado tras recibir el alta médica.

Será necesario contar con los oportunos informes de urgencias, evolutivos del médico de cabecera, informes del traumatólogo, pruebas diagnósticas, e informe final de rehabilitación, además de partes de baja y alta laboral, informes de hospitalización, y aquellos que acrediten que el lesionado ha tenido que estar incapacitado para realizar las tareas habituales de su día a día, en caso, por ejemplo, de un cabestrillo, una escayola, o necesidad de utilizar muleta o silla de ruedas si las lesiones han sido graves.

Se indemniza por un lado el tiempo de curación de la víctima, que de acuerdo con el nuevo Baremo de Tráfico 2016 se divide en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular (que a su vez puede ser moderado, grave o muy grave).

Su valoración depende de si el lesionado ha estado en el hospital, en UCI, incapacitado para hacer su vida normal o de baja laboral (perjuicio personal particular), o si haciendo su vida habitual tiene que realizar tratamiento para curar sus lesiones, principalmente rehabilitación (perjuicio personal básico).

Por otro lado, si en el momento en que la víctima recibe el alta médica, la misma cursa con secuelas, o con alguna incapacidad derivada del accidente, podrá reclamar indemnización por ambos conceptos, en base a los criterios y tablas recogidas en el Baremo de Tráfico.

Además de lo anterior, podré reclamarse el perjuicio patrimonial, que se divide en lucro cesante y daño emergente, y siempre que el mismo se pueda acreditar. Es, por ejemplo, el caso del perjudicado que deja de percibir una cantidad en su nómina a consecuencia de estar de baja por el accidente.

Ventajas de asesorarse con un abogado especialista en accidentes de tráfico

En definitiva, son muchos los conceptos y factores que intervienen en un accidente de moto y por lo que se puede reclamar una indemnización. Pero es importante que la víctima cuente con la información y asesoramiento adecuados. En ACCIDENTES LEGAL, como abogados especialistas en accidentes, trabajamos desde hace años al servicio de las víctimas de siniestros de circulación, con un completo equipo de abogados especialistas que se ponen a disposición de la víctima y sus familias desde el primer momento.