—————————–

Siempre que suframos un accidente de tráfico del tipo que sea, sin ser culpables en exclusiva del mismo, podremos reclamar la indemnización que nos corresponda por los perjuicios sufridos en el siniestro.

Estos daños pueden ser materiales o personales.

Si en el accidente sólo hemos sufrido daños materiales sin lesiones, la indemnización a reclamar comprenderá la reparación de nuestro vehículo, motocicleta, bicicleta, taxi, camión, furgoneta, etcétera, previa peritación de los mismos. Si nuestro vehículo resulta siniestro total a consecuencia de los daños sufridos, la reclamación supone el abono del mismo.

Pero si además de los daños materiales el conductor y/o los ocupantes han sufrido daños personales, es decir, lesiones, la reclamación se alargará en el tiempo y será necesario siempre contar con ayuda de abogados especialistas en su tramitación, ya que las lesiones son infravaloradas por las aseguradoras que ofertan indemnizaciones muy por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima del accidente.

La indemnización por lesiones en accidente con el baremo 2016

La indemnización por lesiones derivadas de un accidente de tráfico varía de unos casos a otros, y va a depender del tipo de lesiones sufridas, el tiempo en curar de las mismas y las secuelas que nos hayan quedado después de la estabilización lesional.

En esta valoración influyen otros elementos, ya que una misma lesión no afecta por igual a todas las personas. Así, la edad, la corpulencia de la persona o el peso, la complexión física, la existencia o no de enfermedades o dolencias previas, la edad y otros factores, condicionan la evolución de cada víctima de manera diferente. Incluso en un mismo siniestro con varios ocupantes, se pueden sufrir lesiones de diversa gravedad en cada caso.

La valoración y forma de reclamar la indemnización por lesiones en un accidente de tráfico ha variado sustancialmente después de entrar en vigor el 1 de enero de 2016, el nuevo Baremo de Tráfico. Se trata de un sistema bastante más complejo que la anterior normativa, que en términos generales ha mejorado de manera importante las indemnizaciones a grandes lesionados y fallecidos, con un sistema más justo, más completo, y más acorde con la normativa de otros países europeos de nuestro entorno.

Sin embargo, la indemnización por lesiones leves ha perjudicado de modo notable a los lesionados leves, es decir, daños menores como el tan conocido “esguince cervical”, y en general todos los derivados de traumatismos menores de la columna, que son la inmensa mayoría de los casos. El nuevo Baremo 2016 recoge una serie de condicionantes y requisitos para este tipo de reclamaciones sin las cuales se complica o incluso puede hacerse inviable la reclamación.

El nuevo Baremo de Tráfico 2016 modifica los conceptos a indemnizar en cuanto a los días, sustituyendo el periodo de sanidad dividido antes en días impeditivos y no impeditivos, por los denominados “perjuicio personal básico” y “perjuicio personal particular”.

  • El perjuicio personal básico, que según nos indica el nuevo Baremo se refiere a la cantidad de dinero que toda víctima de un accidente de tráfico va a percibir por el hecho de haber sufrido dicho siniestro. Se recoge en la Tabla 3 del Baremo 2016 (Punto 3.A).
  • El perjuicio personal particular, que van a ser todas aquellas cantidades adicionales que recibirán determinados lesionados siempre que se den las especificaciones que se recogen en el Baremo para cada caso concreto y que implican para la víctima una pérdida temporal de calidad de vida.

El perjuicio personal particular a su vez se divide en:

  1. Pérdida de calidad de vida muy grave (que se equipara al ingreso en UCI o estados vegetativos o de coma)
  2. Pérdida de calidad de vida grave (vienen a ser los días en los que el lesionado está hospitalizado)
  3. La pérdida de calidad de vida moderada (se refieren a los días en los que la víctima no puede llevar a cabo las actividades básicas o imprescindibles de su vida diaria, punto donde entrarían los días de baja laboral a causa de un accidente, o los de inmovilización por ejemplo a causa de una fractura, o el tiempo que tenemos que deambular con muletas o escayolas a causa de las lesiones sufridas.

Para valorar correctamente los días que la víctima ha tardado en restablecerse de cara a la reclamación a la aseguradora, es necesario que un abogado especialista en accidentes de tráfico nos asesore desde el primer momento, interprete el Baremo y lo aplique a nuestro caso concreto, para que no quede nada fuera de la reclamación.

La indemnización por secuelas derivadas de las lesiones 

Las secuelas son aquellos dolores o limitaciones que quedan al lesionado una vez ha alcanzado la estabilidad lesional y ha recibido el alta médica.

La indemnización por las secuelas, al igual que las indeminzaciones por atropello suele ser una de las grandes peleas de las aseguradoras y los abogados de los lesionados, ya que en la mayoría de los casos las compañías niegan la existencia de secuelas o no las reconocen, ya que la valoración de las mismas sube el importe de la indemnización a percibir.

Las secuelas se valoran por puntos, y están especificadas en la Tabla 2.A (secuelas por perjuicio personal básico) y 2.B del Baremo 2016 (secuelas por perjuicio personal particular). Dependiendo del número de puntos de secuela, ordenados de mayor a menor, deberemos aplicar la fórmula correctora especificada en el Baremo para conocer el total de puntos a reclamar por este concepto.

Las secuelas pueden ser funcionales y estéticas y van a estar en función de la gravedad de las lesiones sufridas, y de la edad de la víctima en el momento del accidente.

Nuestra experiencia como abogados especialistas desde hace años en accidentes de tráfico nos ha demostrado que la reclamación de indemnización por secuelas se discute siempre por las aseguradoras. Por ello es muy importante acreditarlas con el mayor número de informes y pruebas médicas, y en su caso, con una pericial médica realizada por un experto en valoración del daño corporal. Por ello es muy importante que la víctima de un accidente acuda siempre a un abogado externo y ajeno a las compañías de seguros para que nos asesore desde el primer momento.

¿Cómo reclamar la indemnización por lesiones?

La reclamación por lesiones derivadas de un accidente de tráfico se realiza una vez que la víctima ha recibido el alta médica por estabilización lesional y dispone de todos los documentos que acreditan tanto el tiempo que ha tardado en curar como las posibles secuelas o incapacidades derivadas de las mismas.

Para esta reclamación es fundamental contar con la ayuda de un abogado especialista que conozca el Baremo de Tráfico y haya ido guiando al lesionado en todo el proceso curativo, indicándole la documentación a solicitar y las pruebas o informes que son necesarios para defender su reclamación de cara a la compañía de seguros obligada al pago.

La reclamación se realiza inicialmente de manera extrajudicial a la aseguradora adjuntando toda la documentación médica, y si la oferta es correcta o nuestro abogado la negocia y la misma se sube por la compañía hasta alcanzar el punto de acuerdo, el caso se cierra de manera amistosa y el lesionado recibe su indemnización de manera casi inmediata.

Cuando sin embargo la oferta de la compañía es insuficiente o no responde ni recoge todos los conceptos que deben indemnizarse, será necesario acudir a una reclamación judicial interponiendo una demanda civil contra la aseguradora, lo que demora el proceso en el tiempo, si bien es posible antes de llegar a juicio poder alcanzar un acuerdo beneficioso para la víctima.

Desde ACCIDENTES LEGAL insistimos, como abogados especialistas en accidentes de tráfico desde hace muchos años, acudir a un despacho lo antes posible para asesorarse. Nuestro equipo ofrece al lesionado una primera valoración gratuita y sin compromiso y un completo grupo de profesionales altamente cualificados y con amplia experiencia en el sector para ponerse a disposición de las víctimas y sus familias desde el primer momento.