Los accidentes de tráfico continúan siendo una tónica habitual en nuestro país, y pese a las innumerables campañas en los medios de comunicación, se han visto incrementados en los últimos años.

Muchas personas desconocen los primeros pasos a dar en caso de sufrir un accidente, lo que en muchas ocasiones condiciona su reclamación posterior, por ignorar los requisitos y trámites iniciales que deben hacer en los primeros días posteriores al siniestro.

Qué debemos acreditar al sufrir un accidente para reclamar la indemnización

En ACCIDENTES LEGAL hemos comprobado como en estos casi dos años que lleva en vigor el nuevo Baremo de Tráfico, ha habido reclamaciones que no han prosperado porque las víctimas, desasistidas durante todo el proceso, desconocían la nueva normativa y no se asesoraron desde el principio, cometiendo errores que han sido utilizados por las aseguradoras para denegar el pago de la indemnización correspondiente.

Por ello es muy importante que la víctima de un accidente de tráfico sepa lo que debe hacer en los momentos iniciales tras el accidente. Y para ello debe tener en cuenta dos puntos fundamentales: las aseguradoras van a discutir el pago de la indemnización siempre que no quede acreditada la culpa o responsabilidad en el accidente, y/o la entidad de las lesiones sufridas.

Es decir, existe derecho a ser indemnizado siempre y cuando la víctima no sea culpable exclusiva del accidente, ya que en este caso no podría reclamar indemnización. Demostrar la responsabilidad del tercero interviniente en el siniestro es un punto clave para poder exigir la indemnización correspondiente.

Y por otro lado, no podremos reclamar nada que no podamos acreditar, siendo lo más discutido la parte de la reclamación referida a los daños personales o lesiones.

En uno y otro caso, la necesidad de que la víctima cuente con la ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico es fundamental, puesto que la labor del abogado va a ser ayudar a esa víctima a acreditar ambos conceptos para no tener problema a la hora de reclamar a la aseguradora.

Cómo acreditar la culpa del contrario

Cuando se sufre un accidente de tráfico, los primeros momentos posteriores al siniestro son fundamentales para encauzar la reclamación futura a la compañía de seguros.

Para acreditar la culpa del contrario, los elementos de prueba que debemos aportar son:

Parte amistoso convenientemente rellenado y firmado por ambos conductores. Es muy importante tomarse su tiempo para hacerlo correctamente, especificando todos los datos y rellenando las casillas correspondientes que demuestren de manera clara la dinámica del accidente. Conviene hacer un croquis lo más exacto posible y señalar de manera clara, y al menor síntoma, que hay lesionados (aunque sean leves), la entidad de los daños materiales, ocupantes del vehículo, y datos exactos del conductor, matrícula del vehículo y aseguradoras.

Atestado o Parte de Accidente elaborado por la Policía o Guardia Civil. Es fundamental dar aviso a los agentes de la autoridad para que levanten un atestado, sobre todo en caso de duda sobre como ha ocurrido el accidente, o si el contrario no reconoce su responsabilidad, o se niega a firmar el parte. Nuestro abogado nos indicará cómo solicitarlo para demostrar la dinámica del siniestro y exigir a la compañía de seguros responsable la indemnización correspondiente.

Recabar datos de testigos del accidente. En ocasiones, los testigos van a ser una pieza clave para acreditar cómo ocurrió el siniestro, y en caso necesario podrán declarar en juicio para dar su versión, si la aseguradora responsable niega la dinámica del accidente. Debemos pedirles nombre y apellidos, dirección y teléfono, y si es posible, hacerlos constar en el parte amistoso o en el atestado como una prueba más para demostrar la culpa del contrario.

Sacar fotografías del lugar del accidente y vehículos implicados. Es importante disponer de esta prueba que en ocasiones puede servir para reconstruir el accidente y acreditar los daños sufridos.

Cómo acreditar las lesiones sufridas en un accidente de tráfico

En caso de haber sufrido lesiones, los primeros días son fundamentales para acreditarlas, y por ello es necesario saber qué pasos dar en los momentos posteriores al mismo:

Llamar a los servicios de emergencias para que nos atiendan in situ en el lugar del siniestro. Esta primera asistencia médica es fundamental, sobre todo en accidentes como atropellos, caídas en centros comerciales, o accidentes de bicicleta, o accidentes como ocupantes de un medio de transporte público, porque van a servir para acreditar la veracidad del siniestro y donde se ha producido.

Acudir a urgencias de un hospital antes de que pasen 72 horas desde el accidente. Lo recomendable es acudir nada más sufrir el siniestro, teniendo en cuenta que en ocasiones, los dolores van apareciendo paulatinamente y en caliente nos resentimos menos, sobre todo en lesiones menores. Por ello debemos acudir a urgencias las veces que hagan falta dentro del plazo de las 72 horas y asegurarnos de que en los informes se recogen todas las lesiones sufridas, y no solo las más importantes, ya que pasadas las 72 horas, cualquier lesión que pretendamos acreditar será negada por la aseguradora argumentando que se ha roto el nexo causal por el tiempo transcurrido.

Realizar tratamiento rehabilitador. Las aseguradoras ofrecen rehabilitación a los lesionados tras un accidente, pero hay que tener cuidado y acudir a centros independientes y no afectos a las compañías para evitar que nos den el alta antes de tiempo. Existen multitud de clínicas concertadas donde los lesionados pueden hacer rehabilitación con garantías. El informe de rehabilitación final es fundamental no solo para acreditar el tiempo de curación que luego va a reclamarse, sino para demostrar que nos quedan secuelas tras el alta, si es que las tenemos. Las secuelas son muy discutidas por las aseguradoras, por lo que conviene que un abogado especialista nos indique dónde acudir y qué pedir para demostrar su existencia.

Cuantas más pruebas e informes médicos, mejor. La aseguradora no va a hacer seguimiento de nuestras lesiones, pero nuestro abogado sí, de ahí que debamos contar con su ayuda para recabar todas las pruebas que nos hagan falta. Informes del médico de cabecera, resonancias o ecografías, informes biomecánicos si los daños materiales son escasos y la aseguradora niega las lesiones, son documentos que es necesario pedir bajo la dirección del abogado independiente que nos asesore si queremos acreditar de cara a la aseguradora todos los daños sufridos.

La importancia de tener un abogado especialista en Accidentes de Tráfico

La víctima de un accidente no conoce la normativa, ni los requisitos necesarios para reclamar con garantías. La labor del abogado particular es guiar y asesorar a la víctima desde el principio, indicándole los pasos a dar y los documentos a pedir en todo el proceso.

Frente al interés de la aseguradora, cuyos tramitadores y abogados no son objetivos ni independientes al trabajar para la propia compañía, el abogado particular es especialista y su interés va unido al de la víctima, de la misma manera que sus honorarios van a depender de la indemnización que consiga, por lo que está garantizado su compromiso con el cliente.

No debemos olvidar, que además la mayoría de las pólizas disponen de la llamada defensa jurídica, una cobertura que sirve a la víctima para cubrir en todo o en parte los honorarios del abogado particular que designe para que le defienda.

En ACCIDENTES LEGAL, despacho consolidado desde hace años como especialista en accidentes de tráfico, no cobramos nada por adelantado, las visitas y consultas son gratuitas y sin compromiso, nos desplazamos a ver al lesionado si no puede acudir al despacho por las lesiones sufridas, y contamos con un completo equipo al servicio de las víctimas, compuesto por abogados, procuradores, peritos médicos, reconstructores de accidentes, laboralistas y tramitadores, quienes se ponen a disposición de los lesionados y sus familias defendiendo sus derechos desde el primer momento.