Es importante conocer cuándo nos encontramos ante un accidente laboral, las distintas situaciones que pueden presentarse en su caso y cómo actuar ante las mismas.

A continuación, detallamos brevemente los aspectos más importantes a considerar en el supuesto de haber sufrido un accidente laboral o accidente de trabajo. Si bien debemos resaltar la importancia de contar en todo momento con el asesoramiento de un Abogado especialista en accidentes, dada la complejidad de estos procedimientos y la importancia de las consecuencias que de los mismos se derivan para el trabajador, principalmente por lo que se refiere al reconocimiento de los derechos, indemnizaciones y prestaciones que correspondan.

¿Qué se considera un accidente laboral?

Con carácter general, todas aquellas lesiones que sufra el trabajador como consecuencia de su trabajo, incluidas las que sufra durante el desplazamiento al mismo, tienen la consideración de accidente de trabajo.

Conforme a la legislación vigente, tienen la consideración de accidentes de trabajo los siguientes:

  • Los accidentes sufridos en lugar y tiempo de trabajo.
  • Los accidentes sufridos durante el desempeño de las tareas encomendadas por el empresario o realizadas de forma espontánea por el trabajador en interés del buen funcionamiento de la empresa, aunque sean distintas a las de su categoría profesional.
  • Los accidentes in itinere, esto es, los que sufra el trabajador al ir y volver del trabajo.
  • Los accidentes en misión.
  • Los accidentes sufridos como consecuencia del desempeño de cargos electivos de carácter sindical o de gobierno de las entidades gestoras.
  • Los accidentes sufridos en actos de salvamento o de naturaleza análoga, siempre que tengan conexión con el trabajo.
  • Las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad que se manifiesten o agraven como consecuencia de un accidente de trabajo.
  • Enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo.
  • Enfermedades intercurrentes.
  • Los accidentes sufridos por trabajadores autónomos.

¿Cómo actuar ante un accidente laboral?

El desconocimiento sobre cómo actuar en el supuesto de haber sufrido un accidente laboral o accidente de trabajo, así como sobre los derechos que corresponden a los trabajadores accidentados es causa, no en pocas ocasiones, de pérdida de indemnizaciones y prestaciones.

Tendemos a seguir los consejos de la empresa y de las Mutuas laborales sin tener en cuenta que ambas son parte interesada en el procedimiento, en lugar de buscar el consejo de un Abogado independiente especializado en accidentes, que es quien mejor nos puede asesorar y defender nuestros intereses desde el principio.

He sufrido un accidente laboral, ¿qué hago?

Lo primordial, como es lógico, es recibir asistencia sanitaria. Si las lesiones no son graves, se debe acudir a la Mutua correspondiente, con el volante de asistencia médica que debe facilitar la empresa. Si, por el contrario, las lesiones son graves, se debe acudir a los servicios de urgencias de un hospital. En este supuesto, es importante indicarles que el accidente ha sido laboral. En ambos casos, la Mutua será quien emita el parte de baja médica y la encargada de abonarnos la prestación correspondiente durante la misma.

Si el accidente no ha acaecido en la propia empresa, hay que informar a la misma. Por ejemplo, si el accidente es in itinere y ha tenido lugar al ir o volver del  centro de trabajo.

La empresa tiene obligación legal de elaborar el parte de accidente, documento esencial en estos supuestos, pues en el mismo se describe el accidente y se califica el mismo como leve, grave o muy grave, calificación de gran importancia, ya que sólo en aquellos supuestos en que el accidente se califique como grave o muy grave, actuará de oficio la Inspección de Trabajo.

También puede interesarte:

¿Debo obtener copia del parte de accidente y de otros documentos relativos al accidente?

Con la finalidad de poder acreditar, en caso de que sea necesario, el accidente sufrido y la forma en que el mismo tuvo lugar, el trabajador debe obtener copia de todos y cada uno de los documentos que se emitan con respecto al mismo: parte de accidente, atestados policiales si ha existido intervención de la misma, datos y declaraciones de los testigos del accidente, informes médicos, etc..

Todos estos documentos, así como cualquier otro que acredite tanto el accidente como las lesiones sufridas, son esenciales a la hora de entablar cualquier reclamación relativa al mismo.

¿Quién debe emitir el parte de baja/alta médica en caso de accidente laboral?

El parte de baja médica en caso de accidente laboral debe ser emitido por la Mutua correspondiente, quien será la encargada de abonar al trabajador la prestación por incapacidad temporal.

Es importante tener en cuenta que las altas médica indebidas `pueden y deben ser objeto de impugnación ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social. Los plazos de impugnación son muy cortos, por lo que nuestra recomendación es que el mismo día en que reciba un alta médica que estime indebida se ponga en contacto con un abogado especialista que le asesore en dicho procedimiento.

¿Cuándo interviene la Inspección de Trabajo en un accidente?

La inspección de Trabajo puede actuar de oficio o a instancia de parte.

De oficio la Inspección de Trabajo sólo interviene en el supuesto de accidentes graves o muy graves, por lo que en caso de hacer sido calificado el accidente como leve será el propio trabajador quien deba presentar una denuncia ante la propia Inspección. En dicha denuncia se deberá alegar y acreditar en la medida de lo posible la gravedad del accidente.

Los procedimientos ante la Inspección de Trabajo son complejos, pero hay que tener en cuenta que si la Inspección de Trabajo determina la responsabilidad de la empresa en el accidente las posibilidades de que el trabajador reciba la indemnización que le corresponda aumentarán.

No se reconoce el accidente como laboral, ¿qué debo hacer?

En no pocas ocasiones, el accidente sufrido no se reconoce como laboral a pesar de serlo. En este supuesto, el trabajador debe iniciar un procedimiento de determinación de contingencia frente a la Mutua y la Seguridad Social. Esto es, que se reconozca que las lesiones sufridas tienen su origen en un accidente laboral.

Todos los procesos de incapacidad temporal o permanente tienen su origen en unas patologías que pueden derivar bien de una enfermedad común o accidente no laboral (contingencias comunes) bien de una enfermedad profesional o accidente laboral (contingencias profesionales).

La correcta calificación de la contingencia de la que deriva una incapacidad temporal o permanente por parte de las entidades competentes es esencial, ya que las consecuencias de tipo económico en uno y otro caso son distintas en cuanto a las prestaciones que se reciben, entrando en juego, según la calificación que proceda, prestaciones o indemnizaciones especiales.

Como hemos visto a lo largo de este artículo, los procedimientos por accidentes laborales son procedimientos complejos que en numerosas ocasiones desembocan en procedimientos judiciales, por ello es determinante contar desde el principio con un asesoramiento jurídico – médico adecuado.

|