En un accidente de tráfico pueden sufrirse daños materiales y daños personales, siendo estos últimos los que en ocasiones pueden problemas para reclamar a las compañías de seguros.

La indemnización por cervicalgia es una de las más discutidas por las aseguradoras y de las peor pagadas, precisamente por tratarse del daño más común que sufren las víctimas de accidentes de tráfico, llegando al 80% de los lesionados.

Este problema con las cervicalgias que existía ya desde hace años, se ha complicado de manera importante a raíz de la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en enero de 2016, motivo por el cual la víctima con lesiones cervicales va a requerir de la asistencia de abogados especialistas en accidentes de tráfico para recibir asesoramiento sobre los pasos a dar para reclamar indemnización por este tipo de lesión con garantías.

Qué es una cervicalgia

En un accidente de tráfico, la zona del cuello es la más afectada, produciéndose un movimiento brusco y violento con el impacto en la flexión y extensión del mismo, que provoca unos síntomas característicos como son el dolor, la limitación en la movilidad, las parestesias, los mareos o el dolor de cabeza.

En ocasiones la lesión se conoce como latigazo cervical, por ese movimiento brusco del cuello, y que a veces no se manifiesta inicialmente y en caliente, pudiendo tardar unas horas en aparecer la sintomatología dolorosa.

En los casos más leves, la cervicalgia cura en poco tiempo sin dejar secuelas si se recibe el tratamiento rehabilitador adecuado, pero en otras ocasiones puede llegar a ser muy doloroso e incapacitante para el lesionado, y requerir además pruebas complementarias para determinar la gravedad de la lesión, como pueden ser resonancias magnéticas o un electromiograma si existe irradiación a miembros inferiores.

El tipo de accidente de tráfico más común que provoca cervicalgias es el famoso alcance trasero, donde se produce un impacto que en ocasiones es doble, si a consecuencia del impacto inicial nuestro vehículo colisiona con el que tiene delante, en casos como una retención.

Novedades del Baremo de Tráfico 2016 para las cervicalgias

El nuevo Baremo de Tráfico 2016, que ha mejorado sustancialmente las cuantías indemnizatorias para los grandes lesionados, empeora de manera clara la situación de las víctimas con lesiones menores, como la cervicalgia, y dedica un artículo entero de la nueva normativa (el artículo 135) a los denominados traumatismos menores de columna vertebral.

La falta de conocimiento de las víctimas sobre esos cambios y sobre todo la importancia de dar bien los primeros pasos posteriores a sufrir el accidente, es lo que ha llevado a que muchos perjudicados con lesiones cervicales han visto denegada su requerimiento de indemnización porque la aseguradora responsable ha aplicado de manera sistemática los dispuesto en el artículo 135.

Es por ello por lo que, desde ACCIDENTES LEGAL, como abogados especialistas en accidentes de tráfico, y tras muchos años defendiendo lesiones cervicales, siempre recomendamos a los lesionados informarse y asesorarse lo antes posible con un abogado experto, que conoce a fondo la normativa y puede indicar a la víctima qué hacer desde ese primer momento.

Entre las novedades introducidas en el artículo 135 para que puedan indemnizarse las cervicalgias están:

  • Acudir a un centro hospitalario antes de que pasen 72 horas desde el siniestro, ya que de lo contrario la aseguradora alegará que no existe nexo causal entre el accidente y las lesiones sufridas. Esto es muy importante porque como hemos dicho, a veces la sintomatología de este tipo de lesiones cervicales no aparece hasta unas horas después (criterio cronológico).
  • La lesión cervical sufrida tiene que ser consecuencia directa del accidente sufrido. Por ello es importante que la víctima se asegure de que se hace constar en el informe médico de los servicios de urgencias (y atención a que no se indique una “contusión” o simple “dolor”), y que se recoge todos los síntomas que padece el lesionado (criterio de exclusión).
  • El accidente tiene que haber sido de cierta envergadura como para producir daños en la zona cervical (criterio de intensidad). En base a este punto las aseguradoras suelen negarse a pagar indemnización cuando los daños materiales en el vehículo son escasos. Para evitarlo, es muy importante que el lesionado se realice una prueba biomecánica, que sirve para desmontar este criterio, ya que médicamente está demostrado que golpes levs pueden producir lesiones cervicales que requieran tratamiento y que por tanto sean susceptibles de ser indemnizadas.
  • Tiene que haber una relación causal entre el daño sufrido y la parte del cuerpo afectada (criterio topográfico).
  • Es fundamental que en este tipo de lesiones el perjudicado se realice pruebas complementarias que indiquen la existencia real del daño (radiografías, resonancias), es lo que en el Baremo se denomina “pruebas concluyentes”, que no se basen en la simple manifestación de dolor del lesionado.

Cómo reclamar una indemnización por cervicalgia

Para reclamar la indemnización por cervicalgia es muy importante que la víctima cuente con la ayuda de un abogado independiente, ajeno a las aseguradoras y especialista en accidentes de tráfico.

El abogado indicará en todo momento al lesionado los pasos a dar, y sobre todo qué documentos médicos necesita para demostrar la existencia real del daño y su derecho a reclamar indemnización por el mismo.

Así, debe acudirse a urgencias lo antes posible y con el límite de las 72 horas que hemos mencionado, y asegurarnos de que en el informe de alta aparecen todos los síntomas y el juicio clínico bien establecido.

Es fundamental realizar un buen tratamiento rehabilitador, para lo cual debe acudirse a un centro especializado (en la mayoría de los casos estará adherido al Convenio UNESPA), pero no afecto a las aseguradoras, para lo que el abogado se ocupará de hacer los trámites y recomendar los pasos a dar. Asimismo, indicará las pruebas diagnósticas que considere necesarias para acreditar el daño sufrido de cara a la compañía de seguros, y en caso de ser necesario por haber sufrido daños materiales leves, realizarse una prueba biomecánica que demuestre la relación causal entre el accidente y la lesión sufrida.

Habrá casos en que se trate de un accidente laboral y la víctima sea tratada en su propia Mutua de trabajo, siendo igualmente necesario que todos estos requisitos se cumplan de la misma manera que si no es accidente de trabajo.

El informe de rehabilitación es fundamental, porque en el momento de recibir el lesionado el alta médica, debe recoger la situación en la que queda la víctima tras el tratamiento recibido, y si le han quedado secuelas, ya que las mismas también deben ser indemnizadas, y en el caso de las lesiones cervicales, de manera mucho más clara y acreditada.

Los abogados de ACCIDENTES LEGAL llevamos muchos años defendiendo a víctimas de accidentes de tráfico con cervicalgias, tanto con la antigua normativa como con el nuevo Baremo de Tráfico, y con un asesoramiento personal y adaptado a cada tipo de siniestro, y tanto en sede amistosa como en procedimientos judiciales. Nuestro objetivo siempre es el mismo: nosotros no ocupamos de todo para que la víctima solo se ocupe de restablecerse.